Foto: Archivo Prensa

Asegurar el cumplimiento del derecho del ciudadano a la comprensión de la información emitida por la Universidad es de vital importancia para el logro de los objetivos misionales, más aun, teniendo en cuenta que las formas comunicativas de la administración pública con los ciudadanos son complejas.

Por eso, el Estado colombiano a partir de la Ley de Transparencia y de Acceso a la Información Pública, y específicamente desde la Ley 2052 de 2020 o Ley Anti trámite, en su artículo 28, invita a todas las instituciones públicas a revisar las formas en que la administración se expresa, y con ello, la forma en que impacta los derechos ciudadanos:

Los sujetos obligados, con el propósito de facilitar la comunicación entre los ciudadanos y el Estado, deberán incorporar en la creación e implementación de los formularios únicos, procedimientos y esquemas de comunicación, publicación e información pública relacionados con los trámites que se adelanten en su entidad, las recomendaciones y lineamientos que defina el Gobierno nacional.

Hablarle claro al ciudadano es cada vez más necesario, no sólo para el proceso de modernización del Estado y la mejora continua en la Universidad, sino porque permea los procesos de inclusión universal o diferencial. Entendiendo que las formas afectan el contenido, la utilización de un lenguaje complejo en las comunicaciones de la Universidad, puede afectar la gestión de los trámites mediante los cuales los usuarios y grupos de interés interactúan con la institución para el alcance de sus objetivos y el ejercicio de sus derechos.

Para asegurar la calidad de la información y mejorar las condiciones del servicio al ciudadano, no sólo es fundamental el compromiso asumido por la dirección de la Universidad de Cartagena, sino que, es requerido el compromiso de todos los actores (gestores de documentos, prestadores de servicio y de atención al ciudadano); desde la ideación y producción de origen (proyección de actuaciones), hasta la redacción en los formatos tradicionales (acuerdos, resoluciones, informes, planes, plantillas, oficios y afines) de la administración universitaria, usados para dar a conocer la voluntad de la dirección, los resultados de la gestión o decisiones para la operación de trámites y procesos.

Una adecuada redacción, teniendo en cuenta todas las cualidades del texto escrito (claridad, precisión concisión, coherencia, cohesión, corrección ortográfica y adecuación lingüística), es muy importante para la comprensión por parte del tipo de público que hará uso de la información.

Hacer economía del lenguaje es un buen recurso, entendido como la simplificación de la información. La utilización de formatos del SIGUC y la papelería oficial, y la doble revisión de los documentos antes de ser publicados o enviados a su destinatario, son algunas de las fórmulas recomendadas para asegurar la apropiación de los mensajes por parte del público objetivo, y así facilitar el acceso a la información, haciendo más eficiente su administración y aumentando la satisfacción del ciudadano.

La Secretaría General de la Universidad opera desde 2021 la directriz de Rectoría que promueve la iniciativa de Lenguaje Claro. Para alcanzar la apropiación, la División de Comunicaciones y RR.PP. desarrolla una campaña sensibilizadora, de la mano del fomento  para una adecuada y satisfactoria atención a los usuarios, dirigida desde la Sección de Atención al Ciudadano. Según informó la División de Desarrollo Organizacional, en 2021 se formaron en Lenguaje Claro mediante el aplicativo de la Dirección Nacional de Planeación, 114 servidores públicos de la Universidad de Cartagena.


Redacción:
Jorge Matson Carballo
Jefe División de Comunicaciones y RR.PP.






Escribe un comentario

Agradecemos ser respetuoso