• Estudiantes de distintas carreras y semestres se unen para estar al servicio de las personas

El voluntariado Udeceísta trabaja de la mano de los estudiantes en varias comunidades vulnerables de la ciudad de Cartagena y son los jóvenes quienes aportan sus conocimientos y su tiempo para que las familias de estas zonas tengan seguridad alimentaria.

Junto a Stephanny Galeano, representante de los estudiantes al Consejo Superior y muchos otros estudiantes de diferentes carreras y semestres se crearon las huertas comunitarias, un proyecto que le brinda a todas las comunidades en las que trabajan conocimientos y estrategias para cultivar su propio alimento. Galeano Urzola explicó cómo llegaron a esa primera comunidad “la primera comunidad que nos abrió las puertas fue la comunidad de Villa Gloria, es un espacio que ha sido denominado por invasión pero que tiene una resignificación territorial y de identidad afro y esa fue la comunidad que nos abrió las puertas. Varios amigos y yo conocíamos a la presidenta del consejo comunitario y ella nos dijo que quería que aprendiéramos a sembrar mangle y en ese intercambio de saberes decidimos que queríamos implementar nuestra primera huerta comunitaria”.

Posterior a este primer encuentro, el Voluntariado Udeceísta tuvo la posibilidad de trabajar con los niños de isla de León, una sector del barrio el Pozón en el que apoyaron la labor de seguridad alimentaria que desde la fundación Sonrisas de León se ha estado realizando hace un tiempo.

En medio del proceso de servir el voluntariado ha contado con muchas manos externas que hacen posible que estos jóvenes llenos de alegría y ganas de ayudar a los demás puedan continuar poniéndose al servicio de las comunidades. Santiago Santa, uno de los miembros y fundadores del voluntariado Udeceísta, además, estudiante de Ingeniería Civil de 9no semestre habló de lo que suma el voluntariado en su vida “con el Voluntariado creo que soy mucho más feliz, mucho más alegre, con un propósito, porque como estudiante hay programas que consumen mucho el tiempo, que son clases de mañana y tarde todo el día, como la mía y no tengo mucho tiempo para actividades extracurriculares. Pero el voluntariado ha hecho que pueda organizar el tiempo y me pueda dedicar como tal a ayudar. Ha hecho de mi vida mucho más feliz” .

Esta estrategia estudiantil que nació en medio de la pandemia del Covid-19 fortalece los vínculos de la institución con las comunidades, especialmente de los estudiantes con sus territorios. Este voluntariado forma a sus voluntarios en sus habilidades blandas con el fin de aportar ideas que permitan el desarrollo social de un territorio y comunidad en específico.

¿En qué trabaja el voluntariado?

Gracias a que el voluntariado se vinculó a la Vicerrectoría de Extensión y Proyección Social estos trabajan principalmente 3 áreas específicas: patrimonio y cultura, medio ambiente y educación, que gracias a las capacitaciones que realizan todos los jueves los voluntarios tienen la posibilidad de aprender y por supuesto, aplicarlo en las comunidades en las que trabajan.

Estas capacitaciones se realizan semanalmente para formar en conocimientos básicos a cada uno de sus miembros, para que puedan aplicarlos no solo en los entornos en los que se desarrolla el voluntariado sino en cada uno de los espacios de su vida que lo requiera, de igual forma, poder mostrar y enseñar a las comunidades lo mejor de cada uno de los voluntarios como lo manifestó Stephanny Galeano.

Galeano Urzola resaltó la esencia de este grupo de jóvenes, que una vez se reunieron para poner a disposición sus conocimientos y habilidades a la comunidad que lo necesite, recordando igualmente que el servicio voluntario los acerca a las fibras sensibles de la sociedad en la que viven “el voluntariado llega a eso, a sacar lo mejor de los estudiantes y ponerlo al servicio de la gente y desde sus disciplinas, aquí todos aportan, no hay un perfil específico para el voluntariado” resaltó Galeano.




Escribe un comentario

Agradecemos ser respetuoso